Adultos
adultos
pareja
familia

EMDR para adultos

La terapia EMDR muestra que la mente puede curarse de un trauma psicológico como el cuerpo se recupera de un traumatismo físico. Cuando te haces un corte en una mano, tu cuerpo trabaja para cerrar la herida. Sin embargo, si hay un objeto extraño en la herida, se infecta y duele, y no cura hasta que se retira el objeto. Con EMDR se produce una secuencia similar en el proceso mental, donde las heridas emocionales pueden causar un profundo sufrimiento, que irá reduciéndose a medida que va avanzando el tratamiento y se van eliminando los bloqueos.

En algunos momentos de nuestras vidas, sucedieron eventos que nos abrumaron, quizás porque no estábamos en un buen momento, quizás por la gravedad del suceso; nuestro cerebro se vio “inundado” y no pudo procesarlo de forma correcta. El resultado fue que las impresiones de este evento: pensamientos, emociones, sensaciones corporales, imágenes y olores se mantuvieron sin procesar, tal y como sucedieron. Con EMDR localizamos y reparamos esas heridas emocionales responsables de nuestro malestar.

adultos

Eficacia del EMDR en adultos

Al tratarse de adultos, es habitual que la dificultad esté arraigada por el tiempo. El terapeuta, a través de los procedimientos de EMDR, ayuda a la persona a estimular su cerebro activando de este modo su sistema natural de curación. EMDR no sólo cierra las heridas emocionales de la persona: Sus pensamientos, sus sentimientos y su comportamiento se convierten en indicadores sólidos de su salud mental. Con esta psicoterapia la capacidad de cambio es más rápida de lo que se pensaba posible, siendo un tratamiento con unos resultados sorprendentes desde las primeras semanas en casos donde otros métodos tardan meses o años en ser efectivos. Hay estudios que demuestran que más del 80% de los pacientes con un único trauma han dejado de sufrir angustia con un número reducido de sesiones.

Tratamiento EMDR

La psicoterapia EMDR combina diferentes elementos para maximizar los efectos del tratamiento e implica poner atención en tres períodos de tiempo: pasado, presente y futuro. Se pone foco en memorias dañinas del pasado y acontecimientos relacionados. También se centra en situaciones actuales que causan angustia, así como en desarrollar habilidades y aptitudes necesarias para acciones positivas en el futuro.

Durante las sesiones de terapia EMDR, las personas permanecen despiertas y en pleno uso de sus facultades. No obstante, una teoría dominante es que los movimientos oculares utilizados en la terapia estimulan el mismo tipo de conexiones biológicas y procesos beneficiosos creados en el sueño REM.

En EMDR además de dotar de herramientas para manejar el problema, se trabaja con el objetivo de eliminarlo. Cuando este desaparece, los síntomas dejan de existir.

Si tengo una herida con un objeto extraño dentro, voy a sufrir dolor, probablemente sangrará y posiblemente si no hago nada, se infectará y provocará una lesión aún mayor. Si saco el objeto y coloco un apósito, seguramente con el tiempo deje de sangrar, aunque el dolor permanecerá durante un largo período de tiempo, EMDR no solo evitará la infección y cortará la hemorragia sino que además logrará cicatrizar la herida, consiguiendo así que el dolor desaparezca.

¿Por qué elegir
Neitú para un
tratamiento
con EMDR?

En Neitú trabaja un equipo de psicólogos con alta especialización en EMDR y gran vocación por ayudar a otras personas. Cuentan con la acreditación en los niveles oficiales de EMDR en España y preparación específica para el tratamiento individual de adultos para una gran diversidad de problemáticas. Para los terapeutas de Neitú lo importante es tratar a la persona como alguien único que tiene dificultades.

En Neitú se da máxima importancia a los principios éticos, como la confidencialidad, el respeto y la continua formación y actualización de conocimientos, métodos y técnicas.

EMDR en pareja

La aplicación de la psicoterapia EMDR a parejas tiene el potencial de una experiencia mutuamente productiva. El tratamiento de cuestiones de apego en las relaciones, con la rapidez única que le confiere la terapia EMDR, disminuye la intensidad de las reacciones emocionales y puede sacar a las parejas del punto muerto donde se encuentran desde hace mucho tiempo.

Las motivaciones alrededor del apego son una causa importante del mantenimiento o disolución de las parejas. Cuando se constituye una pareja cada miembro persigue unos objetivos, implícitos o explícitos, que quiere obtener en la relación. A lo largo de la vida de la pareja cambia su importancia dependiendo del desarrollo individual o social y de la fase en que estén. Los objetivos de ambos tienen que conjugarse y coordinarse para que la pareja pueda funcionar.

pareja

La autorrevelación en la pareja implica una apertura con el otro de sentimientos, pensamientos y hechos. Si son validados y recibidos por el otro con aceptación se generan sentimientos de calidez y apoyo en la pareja, se va construyendo la intimidad y nos predispone a continuarla.

La expresión de cualquier emoción, las muestras de afecto y la práctica del sexo son elementos precisos para mantener la intimidad en la pareja. En cualquier caso, es importante destacar que una pareja es ante todo relación, interacción, intercambio, dar y recibir y es, en este dinamismo, donde se encuentra la raíz del “amor” y donde fundamentalmente se han de buscar las causas tanto de la armonía como del deterioro de una pareja.

Eficacia del EMDR

La modalidad en pareja de la terapia EMDR resulta especialmente potente y eficaz. El efecto terapéutico de verse mutuamente, en pareja, trabajando para procesar las emociones con EMDR, suele ser enorme. Al realizarla conjuntamente, cada uno se vuelve más comprensivo con el otro. En definitiva, se acelera el proceso potenciando los elementos de la relación y permitiendo a la pareja desarrollar relaciones nuevas y más satisfactorias.

La nueva ciencia de la neuroplasticidad demuestra en la práctica que podemos curar antiguas heridas emocionales que influyen en nuestra vida actual. Especialmente aquellas relacionadas con los afectos que forman parte de nuestras relaciones a lo largo de nuestra vida. La terapia EMDR se ha desarrollado en el ámbito de la pareja como terreno particularmente sensible a bloqueos emocionales de tipo afectivo y relacional.

El terapeuta, a través de los procedimientos de EMDR, ayuda a los miembros de la pareja a activar su proceso natural de curación. Los estudios demuestran que una relación saludable puede conseguir el efecto de “re-formatear” el cerebro, configurándolo en un modo que nos hace sentir bien.

Tratamiento EMDR para parejas

No existen las parejas exitosas (y mucho menos la pareja exitosa), sino que existen en todo caso diversas posibles formas de entender qué constituye- o no- el éxito en una pareja.

Con mayor frecuencia las parejas fijan sus propias reglas al margen de los usos y costumbres vigentes, definen implícita o explícitamente qué bienes y actividades comparten y hasta qué grado lo hacen. En cualquier caso, es necesario establecer una forma de compartir que funcione, compaginando los intereses personales de cada miembro de la pareja.

Las relaciones humanas adoptan muchas formas, pero las más intensas, las que producen mayor placer y mayor dolor son aquellas que se dan con la familia, amigos y personas amadas.

Cuando aparece un conflicto se disparan los recursos de cada miembro de la pareja para resolverlo, las habilidades de comunicación, de resolución de problemas, la estructura de poder, etc. Cuando el tiempo pasa sin hallar solución, o los problemas se multiplican, el origen de las dificultades se olvida y llega a parecer que no existen elementos desencadenantes de la situación y que es la propia convivencia la que se convierte en problemática. Cuando se tiene una buena comunicación y capacidad para resolver en común los problemas, se tienen más probabilidades de tener una pareja feliz.

El tratamiento conjunto de parejas mediante EMDR implica tratar a la pareja como tal. La pareja ha de empezar conociendo cómo se va a utilizar la terapia EMDR y comprometerse mutuamente con el trabajo a realizar. Al comienzo se dota a la pareja de recursos que ayudarán en el desarrollo de la terapia, como un espacio donde sentirse seguro, situaciones en las que se han sentido unidos, entendidos o han disfrutado uno del otro, etc. De esta forma se crea una atmósfera segura en la que la pareja puede comunicarse de forma saludable, escucharse con empatía y con capacidad de autocontrol.

A continuación se definen los objetivos para la terapia EMDR que estén impactando en la relación del día a día de la pareja. Habitualmente estos objetivos vienen determinados por la problemática existente entre los miembros de la pareja. A partir de este momento comienza el tratamiento EMDR propiamente dicho, con la particularidad de que se ensalzan los vínculos de la relación y el entendimiento mutuo en el trabajo con las emociones.

La conciencia de pareja aumenta al conocer e identificar las dificultades en la relación que están originadas en las respectivas familias de origen. Cada miembro de la pareja es testigo y soporte para el trabajo que realiza la otra parte. Trabajar EMDR en pareja establece una comunicación más saludable, menor reactividad, resolución más sencilla de los problemas y disminución del drama.

EMDR para familias

Las relaciones dentro del grupo familiar en distintos grados de parentesco, tanto con nuestra familia de origen como con la de nuestra pareja, es fácil que se tornen complicadas. Los problemas, lejos de solucionarse por sí solos, tienden a empeorar y enquistarse.

Algunas experiencias universales como la enfermedad, la discapacidad y la muerte, entre otras, ponen a las familias frente a uno de sus mayores desafíos, pudiendo sufrir un deterioro en su calidad de vida.

Cuando las dificultades emocionales en este entorno son un freno para sentirnos bien, es hora de trabajar en una solución. EMDR es una terapia eficaz en el tratamiento de estas dificultades emocionales con origen en la relación familiar, existiendo una modalidad terapéutica específica para tratar estos casos.

familias

Eficacia de EMDR para familias

Una buena relación es aquella que nos permite sentir, sintonizar y corresponder. Estas son las habilidades que necesitamos también para sanar vínculos y apegos disfuncionales, que permitan desarrollar nuevas expectativas en sus relaciones familiares y llenarlas de sentido.

La nueva ciencia de la neuroplasticidad demuestra en la práctica que podemos curar antiguas heridas emocionales que influyen en nuestra vida actual, especialmente aquellas que forman parte de nuestras relaciones. El ámbito familiar es especialmente sensible a bloqueos emocionales de tipo afectivo y relacional y en ese terreno se ha desarrollado la terapia EMDR.

Los estudios demuestran que el cerebro puede ser “re-formateado” a través de las relaciones en nuestra vida, por lo que una relación saludable configura nuestro cerebro de modo que nos hace sentir bien.

Tratamiento EMDR para familias

Para la consecución de los objetivos terapéuticos el EMDR puede ser utilizado de forma grupal con varios miembros de la familia o de forma individual con alguno de los miembros que presente síntomas. Sin embargo, desde Neitú Psicología, conseguimos que la terapia resulte especialmente beneficiosa combinando ambas modalidades.

En terapia familiar trabajamos con familias que sufren por sucesos vitales más o menos estresantes y, en algunos casos, vividos como perturbadores que pueden suponer para la persona o familia un trauma mayor, o bien ser un trauma relativamente menor pero que también genera sufrimiento en el sistema familiar.

El tratamiento conjunto mediante EMDR implica tratar a los miembros de la familia en el ámbito de su relación. Dos de los aspectos que se evalúan son la cohesión, que es la fuerza de los lazos emocionales que les unen y la adaptabilidad, que es la habilidad del sistema familiar de cambiar roles y reglas.

Es importante que los miembros de la familia se comprometan recíprocamente con el trabajo a realizar. Al comienzo se los dota de recursos que ayudarán en el desarrollo de la terapia, como sentirse en un lugar seguro, situaciones en las que se han ayudado mutuamente, han disfrutado juntos, etc. De esta forma, se crea una atmósfera segura en la que la familia puede comunicarse de forma saludable, escucharse con empatía y con capacidad de autocontrol.

El hecho de comprobar cómo otro miembro de la familia está trabajando en sus dificultades emocionales, facilita la colaboración e implicación generando una mayor sintonía por parte de los demás, lo cual resulta beneficioso para la relación y crea una dinámica para el establecimiento de nuevas pautas y expectativas familiares.

Contacta con nosotros

Solicita tu PRIMERA CONSULTA GRATUITA. Llama al 983 445 119 o rellena el siguiente formulario:

Dónde estamos

983 445 119
contacto@neitupsicologia.com


Santiago 11, 4º
47001 Valladolid

Localizacion